Cenas bajas en carbohidratos para meal prep

Cenas bajas en carbohidratos para meal prep

Hace un tiempo que no publicaba recetas, y ya tocaba hacerlo.

Una preocupación que veo a menudo entre las mujeres que quieren perder peso es que no saben cómo hacer las cenas rápidas y bajas en carbohidratos.

Cuando llega la hora de hacer la cena no se tienen ganas de ponerse a cocinar y es cuando más se recurren a los precocinados o comida poco saludable.

Es algo muy común, así que no te preocupes por sentirte desbordada en esos momentos. A mí también me ha pasado y aún me pasa.

Lo importante es reconocerlo, aceptarlo y hacer algo al respecto.

Y lo mejor para estas ocasiones es o bien tener un repertorio de recetas bajas en carbohidratos o directamente tenerlas listas desde tu sesión de meal prep.

Para mí, lo que mejor funciona es esto último.

Y sin más, aquí están.

3 recetas bajas en carbohidratos.

Brochetas de pollo marinadas en yogur.

Brochetas de pollo con salsa de yogur. Cena baja en carbohidratos #lowcarb #bajoencarbohidratos

Para 8 brochetas.

Ingredientes marinada:

  • 100 gr yogur
  • 2 cucharadas de ralladura de limón
  • Zumo de un limón
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Una pizca de cayena
  • ½ cucharadita de cúrcuma
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de ajo
  • 1 cucharadita de comino molido
  • Ingrediente principal: ½ kg de pechuga de pollo cortada en dados grandes.

 

Mezclar los ingredientes de la marinada.

Añadir el pollo y mezclar bien. Tapar con film de plástico y dejar reposar en la nevera mínimo una hora.

Una vez pasado el tiempo, armar las brochetas y hornear 15 – 18 minutos a 210º.

Acompañar con una ensalada con espinacas, lechuga, rúcula, tomate, pepino. Aliñada con un poco de mostaza y Stevia.

Las brochetas aguantan en la nevera 5 días en perfectas condiciones. En cambio, la ensalada, no dejarla más de 3 días, pues se pondrá mustia.

Para conservar la ensalada, sigue el orden de este post.

Espirales de calabacín con gambas al curry.

Para 4 raciones.

Ingredientes:

  • ½ kg de gambas crudas
  • 2 calabacines grandes
  • 12 espárragos verdes
  • 4 tomates en dados
  • ½ cucharadita de curry
  • 1 cucharada de aceite

 

Mezclar el curry y el aceite, añadirlo a las gambas y dejar unos minutos.

Cocer mientras los espárragos 5 minutos en un cazo con agua.

Hacer espirales de calabacín.

Cocinar las gambas en una sartén, cuando estén doradas por fuera añadir los espárragos, el tomate y las espirales de calabacín. Saltear todo 2-3 minutos.

Si lo vas a conservar varios días, no cocines el calabacín y guárdalo crudo. En el momento de comer, saltearlo todo junto.

Las gambas y verduras puedes tenerlas en la nevera 3-4 días.

 

Salteado de tofu y verduras.

Salteado de tofu con verduras. Cena baja en carbohidratos #lowcarb #bajoencarbohidratos

Para 3 raciones.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite
  • 100 gr de espárragos cortados
  • ½ pimiento rojo
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento amarillo
  • 2 zanahorias
  • 1 calabacín grande
  • 2 tomates machacados
  • 400gr de tofu en cubos
  • ½ cucharadita de curry
  • Una pizca de comino molido
  • Pimienta molida
  • Sal

 

Cortar las verduras en tiras finas o a cubos, excepto el tomate.

Saltearlas en la sartén con un poco de aceite.

Cuando estén empezando a dorarse añadir el tofu en cubos.

Echar las especias y una cucharada de aceite más.

Por último, añadir el tomate y saltear todo junto.

 

Puedes conservarlo 4 días en la nevera.

Guarda estas recetas en pinterest

cenas bajas en carbohidratos para meal prep #mealprep #lowcarb #recetas #carbohidratos

 

¿Qué te han parecido? ¿Te animas a probarlas? Cuéntamelo aquí abajo.

 

Diferencias entre Meal Prep y Batch Cooking

Diferencias entre Meal Prep y Batch Cooking

Meal prep, batch cooking, meal prep, batch coocking…

Veo muchos artículos donde lo nombran de manera indiferente, no distinguen entre uno y otro, cuando no tiene que ser así.

Hace unas semanas pregunté por Instagram si conocíais las diferencias entre meal prep y batch cooking, la gran mayoría no lo sabía.

Por eso, para evitar la confusión, porque, aunque tienen similitudes, también tienen diferencias y quiero que podáis elegir siempre con la información en la mano.

Ambos son maravillosos, pero también tienen cosas que quizá a ti no te gusten demasiado, así que es mejor saberlo todo de ellos para que puedas decidir de forma consciente.

Significado.

Primero vamos a traducir los términos.

Meal prep significa preparación de comidas, mientras que batch cooking es cocinar por lotes.

Leyendo ya las traducciones entendemos que no es exactamente lo mismo.

Pero vamos desglosándolos un poco más.

Meal prep es preparar las comidas, cocinando varias cosas a la vez, para reducir el tiempo que pasas cocinándolas. Hasta ahí es igual que el batch cooking.

La principal diferencia la encontramos después, cuando es hora de guardar toda esa comida en los tupper.

Mientras que en el batch cooking guardas por separado cada uno de los alimentos, por ejemplo, un tupper con quinoa, otro con huevos cocidos, otro con lentejas… en el meal prep se guarda por comida preparada, dividida en raciones, es decir, un tupper con lentejas, huevo y verduras, otro con pollo, quinoa y verduras…

Así cuando sea el momento de comer, si lo has guardado todo por separado, tendrás que sacar varios tupper y armar la comida de ese momento, mientras que con el meal prep no tienes ni que hacer eso, sacas el tupper, calientas la comida y listo.

Te lo muestro con unos ejemplos.

Esta primera imagen es el batch cooking de hace unas semanas. Las comidas están preparadas y guardadas por separado.

Y en la siguiente, puedes ver el meal prep de otra semana. Todas las comidas están preparadas y divididas.

View this post on Instagram

Y aquí está el meal prep de hoy. No quise/pude hacerlo ayer. Sí yo también a veces pospongo el hacerlo. Ayer fue un domingo de relax total, dedique la tarde a ver películas?️ con mi hija mayor así que hoy tocaba hacerlo. Además, ha sido muy especial porque me ha ayudado ella?, dice que quería que hiciéramos como si estuviéramos en un programa y fuéramos los @hermanostorres ¡lo que nos hemos podido reír! ? Aquí lo que hemos preparado: ✨ Berenjenas rellenas. *️⃣ Pechuga al horno ? Verduras asadas ⭐ Ensalada de garbanzos ?Varitas de merluza ✳️ Salmón al horno ¿Tú has preparado algo? #cocina1diacome5 #comidareal #comidasaludable #mealprepsaludable #pierdepeso #habitossaludables #cambiadehabitos #noesdietaesunestilodevida #noesdieta #mamafeliz #mamaehija #cocinaconmigo #vueltaalarutina

A post shared by Hábitos+meal prep=perder peso (@alejandradelriocoach) on

Seguro que ya ha quedado claro, ¿verdad?

Vayamos ahora a los pros y contras de cada uno.

 

Diferencias entre batch cooking y meal prep #batchcooking #mealprep #perderpeso

PROS Y CONTRAS DE MEAL PREP Y BATCH COOKING

 

Pros meal prep:

  • Al guardar toda la comida de una vez en el mismo tupper pierdes menos tiempo en armarla en el momento.
  • Si quieres perder peso, te aseguras de no comer de más, pues ya tienes las raciones calculadas en ese tupper.
  • Al tener listos los tupper con la comida en porciones, puedes llevarlos al trabajo sin necesidad de estar preparándolos en ese mismo día.

 

Contras meal prep:

  • Al tener la comida ya lista, no vas a improvisar en el momento ni hacer ningún cambio de alimento, por lo que si te apetece cambiar lo tendrás más complicado.
  • Se tarda un poquito más después de cocinarlo para ir preparando cada tupper con una comida diferente para cada día.

 

Pros batch cooking:

  • Puedes dejar volar tu imaginación a la hora de prepararte la comida.
  • Empleas menos tiempo la tarde que decidas cocinar, ya que para envasarlos es más fácil y rápido.

 

Contras batch cooking:

  • Al abrir y cerrar constantemente los tupper en el batch cooking se corre el riesgo de que se eche antes a perder.
  • Se pierde un poco más de tiempo en el día a día para armar la comida de ese momento.

 

Ahora que ya sabes las ventajas y desventajas, las diferencias entre meal prep y batch cooking, puedes elegir la que mejor se adapte así.

Yo uso ambos métodos, según la semana decido si hacer meal prep o batch cooking. O incluso dejo algún tupper con comidas racionadas y otros que no.

 

¿Y tú con cual te quedas?

 

Cómo conservar las verduras una vez cocinadas

Cómo conservar las verduras una vez cocinadas

En el último meal prep que compartí por instagram (si no me sigues por ahí, hazlo porque comparto muchos tips que te pueden servir de ayuda) algunas chicas me contaron su preocupación de conservar las verduras ya cocinadas.

Para aclarar esas dudas vengo con el post de hoy.

Ya sabes que la verdura es un alimento fundamental que debe estar presente en nuestro día a día.

De nada sirve esforzarse a la hora de elegir y comprar los alimentos que vamos a comer durante la semana si luego no los cocinamos adecuadamente y tampoco los conservamos de la forma correcta.

 

¿Cómo cocinar las verduras para que no pierdan propiedades?

Para que tus verduras conserven todas sus vitaminas y minerales tienes que tener en cuenta una serie de reglas, que si no se cumplen, no servirá de nada comprar las verduras más frescas del mercado.

Pero antes de cocinarlas, hay que saber conservarlas desde que se compran hasta que van a la sartén.

  1. Lávalas bien.
  2. No las cortes demasiado. A más cortes, más oxidación y antes se echan a perder.
  3. Los encurtidos de verduras son una gran opción, ya que con este método de conservación no pierden esos preciados nutrientes que nos aportan.
  4. Si quieres congelarlas antes de cocinarlas, un truco es escaldarlas o blanquearlas un poco antes de meterlas al congelador. Así no cambia su textura.

 

Ahora sí, vamos al cocinado.

La primera regla es cocinarlas poco y a fuego lento. Si lo haces al vapor, mucho mejor, porque se conservarán mejor los nutrientes.

Si quieres ideas de cocinado para diferentes verduras y no hacerlo siempre de la misma forma, lee este post.

 

Cocina las imprescindibles. 

Muchas verduras es mejor consumirlas en crudas que cocinadas, ya que así es la mejor manera de asegurarte que conservan todos los nutrientes.

Por ejemplo, las espinacas en un batido. O también para acompañar tus comidas con una ensalada.

 

La mejor opción, como he dicho antes es cocinarlas al vapor y siempre dejándolas al dente. Así su textura y sus propiedades no cambian apenas.

Si las vas a añadir al agua ten cuidado y no lo hagas de golpe. La razón es porque al hacerlo de una vez, la temperatura del agua baja y al final no se cuecen correctamente.

cómo conservar las verduras una vez cocinadas #mealprep #verduras #recetas

¿Cómo conservar las verduras cocinadas?

Para conservar las verduras cocidas, al igual que cualquier otro alimento ya cocinado debe enfriarse por completo antes de meterlos en la nevera o congelador

En el caso de verduras como el brócoli, hay que dejarlas secar antes de guardarlas pues el agua que se condesará si no está seco, acelera su descomposición.

Tiempos para conservar las verduras:

Si van en guisos o sopas, de 3 a 5 días. En el caso de que lleven pescado o carne y sobre todo huevo, 2-3 días. También se pueden congelar y aguantar 2 o 3 meses.

Sofritos: Tanto en conserva como en el congelador, aguantan meses. En la nevera 1 semana.

Salsas de verduras: 4 o 5 días en nevera si no llevan huevo. En el congelador meses.

Verduras al horno, 4-5 días en la nevera.

Verduras cocidas: 3-5 días, pero algunas de ellas pierden su textura como el brócoli. O la patata, si la congelas.

Compotas y  mermeladas. Mételas al baño maría para que queden al vacío y puedas guardarlas en tu despensa durante mucho tiempo.

Otra opción de conservación muy buena es hacerlo en conserva. Para ello cuece las verduras en una olla con agua y sal. Cuando estén en su punto, colócalas en tarros, sin llenarlos del todo con las verduras, y acaba por llenar el bote con agua de la cocción, sin llegar hasta arriba. Tapar bien fuerte y dale la vuelta al tarro. Déjalo enfiar boca abajo para que haga el vacío. Recuerda hacerlo nada más terminar de cocerse, si baja la temperatura el vacío no se hace correctamente.

Esto es útil para acelgas, espinacas, judías, tomates… ¡incluso legumbres! Así estarán listas para una ensalada o un revuelto en cualquier momento.

Te recomiendo que les pongas la fecha en los que lo hiciste para saber cuando fueron guardados y poder consumirlo en varios meses.

 

Super tip: Todo esto depende de la nevera de cada uno, pues no todas tienen la misma temperatura. Si al abrir el bote o tupper ha cambiado demasiado su apariencia o tiene un olor desagradable, no te la juegues. Poco a poco irás conociendo tu nevera, para ello puedes apuntar en una hoja los días que te aguantan a ti, en tu caso particular, cada preparación y así siempre tenerlo controlado.

 

 

 

Por qué deberías planificar y cocinar tus comidas para perder peso.

Por qué deberías planificar y cocinar tus comidas para perder peso.

Guarda el post en Pinterest para leerlo más tarde si no puedes ahora.

Algo que puede hacer todo el mundo y la mayoría no lo hace es planificar y cocinar las comidas con antelación.

Aunque cada ver más gente se lanza al meal prep o batch cooking son muchos los que lo desconocen y tampoco saben qué beneficios le puede aportar ni cómo les ayuda a perder peso.

En mi experiencia personal, fue cuando empecé a implementar el meal prep en mi vida cuando de verdad perdí peso y comía más saludable que nunca.

Por ello, desde aquí, quiero hacer llegar las razones por las que planificar y cocinar con antelación ayuda a perder peso.

 

Planificar y cocinar con antelación te ayuda a perder peso.

por qué planificar y cocinar tus comidas para perder peso #mealprep #perderpeso

1. Evitas comer cosas poco saludables.

Imagina llegar a casa y tener tu comida lista, ¿a que no se te ocurre cambiar lo que tienes preparado por otra comida?

Por supuesto que no. Aunque a veces se hagan excepciones porque surge algún imprevisto, la norma general es que se termine comiendo lo que se ha cocinado.

Por tanto, cuando tienes todas las comidas planificadas y más aún cocinadas, te evitas el estar comiendo cosas que no son saludables, porque todas esas comidas precocinadas, con muchos azúcares, grasas perjudiciales… las comemos más cuando no hay nada preparado.

Te invito a que hagas la prueba. Siéntate hoy a planificar la comida de la próxima semana, elige una tarde para cocinarla y verás como la semana va sobre ruedas.

 

2. Te aseguras que tu cuerpo recibe todos los nutrientes necesarios.

Al sentarte a planificar los menús, seguramente te cerciores de que cada una de las comidas que plasmas en el papel tienen todos los grupos alimentarios, sobretodo las verduras, porque son estas las que normalmente dejamos de lado en nuestro día a día.

Al ponerlo por escrito nos volvemos más conscientes de lo que estamos comiendo, nos aseguramos que estén presentes las legumbres, verduras, hidratos de carbono, grasas y proteínas.

Porque el cuerpo necesita todos los nutrientes para funcionar y no es necesario eliminar ninguno para perder peso.

Aún haciéndolo inconscientemente, será un menú más equilibrado.

 

 

 

3. Tienes más tiempo libre.

Al planificar y cocinar la comida de la semana, tendrás más tiempo libre.

¿Cuánto tiempo empleas ahora mismo en cocinar cada día? Aproximadamente se pueden ir unas 2 o 3 horas, hay gente que dice que incluso 4.

Si cocinaras el domingo por la tarde, que es cuando se suele hacer, estarías ganando entre 14 y 21 hora semanales. ¡Guau!

Este tiempo libre lo puedes emplear en cualquier actividad que te apetezca o que lleves tiempo sin poder hacerla y te encantaría retomar.

Pero si quieres que parte de ese tiempo te ayude a perder peso, inviértelo en hacer ejercicio o ir al gimnasio.

Seguro que tú también han dicho muchas veces que no tienes tiempo de ir al gimnasio, de hacer ejercicio. En muchos casos suele ser simplemente una excusa. Y ahora, ya no la tienes.

 

Si quieres que te acompañe en ese camino y te ayude a organizarte mejor en la cocina, a cocinar de forma eficiente y sobretodo, perder peso con ello, pásate por Healthy Meal Planning y échale un vistazo.

Diferentes formas de cocinar con verduras

Diferentes formas de cocinar con verduras

Una de las consultas o preocupaciones que más tienen mis lectoras es que o bien no les gusta la verdura (a ella o a su familia), o no saben cómo prepararlas para hacerlas más atractivas.

 

He de reconocer que yo antes no comía verdura, apenas 4 cosas. Pero desde hace ya unos años cada vez más voy incorporándolas en todas mis comidas, hasta en el desayuno con las tortitas de espinacas jj.

Las verduras son un alimento imprescindible en nuestro día a día, ya sabes que se recomiendan que entre fruta y verdura sean 5 piezas al día, por tanto, no podemos prescindir de ellas.

Bueno, no podemos no, no DEBEMOS.

Es una parte fundamental de nuestra alimentación y más aún cuando queremos perder peso.

 

Y como ya sabes que a mí me gusta que el tiempo en la cocina sea el menos posible, en este post he querido juntar el cocinar con  verduras  diferentes y el meal prep y me ha salido este post para darte diferentes formas con las que cocinar con verduras y que además, te ayuden a cocinar menos.

Diferentes maneras de cocinar con verduras

Calabaza (zapallo, auyama), batata (boniato, camote), patata (papa):

Estas son las más fáciles de cocinar y muy versátiles.

La mejor y más rápida opción es la de asarlas.

 

¿Cómo?

Enciende el horno a 200ºC para que se vaya calentando.

Lava las hortalizas, y si quieres, puedes pelarlas.

Córtalas en trozos no muy pequeños.

En una bandeja para el horno, coloca las verduras, añade un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal.

Hornéalas durante 30 minutos a 200ºC.

 

Conservación:

Asa en cantidad para guardarlas en un tupper o táper. Aguantan 3-4 días en la nevera.

 

Usos:

Añadirlas al guiso unos 10 minutos antes de que se termine de cocinar.

En sopas, cremas y purés, le pones un puñadito al agua hirviendo, las tienes unos minutos para que se calienten y después pásalas por la batidora para conseguir la crema o el puré.

Puedes usarlas de acompañamiento junto a un poco de carbohidratos, otras verduras de hoja como lechuga, espinacas… y con un poco de salsa tienes una ensalada.

 

Coles:

Las verduras de la familia de las coles, ya sea el brócoli, repollo, coles de Bruselas, col lombarda, kale o berza, col china, coliflor… cuando se hacen al vapor es como mejor quedan.

 

¿Cómo?

En una cacerola para vapor pon a hervir agua.

Lava y corta las coles de tu elección.

Ponlas en el cestillo y tápalo.

Pasados 8 minutos comprueba como va la cocción. El punto exacto está cuando los trozos están tiernos, pero siguen conservando su forma.

 

Conservación:

En un tupper aguantan 3-4 días en la nevera.

 

Usos:

Cremas y sopas: añade las verduras al agua hirviendo, déjalas unos minutos luego pásalas por la batidora para obtener una crema fina. Además, puedes añadirle alguna verdura más como puerro, cebolla, …

Salsas: si mezclas las coles como el brócoli o la coliflor con una bechamel, bebida vegetal y lo pasas por la batidora, queda una salsa muy rica que incluso para las pastas es una opción ideal.

Pastas y otros cereales: añade las coles de tu elección a las pastas, arroces, quinoa…

Guisos: igual que las anteriores, si las añades antes de terminar la cocción tendrás un rico guiso con verduras.

Legumbres: puedes hacer un salteado de legumbres con las coles hasta que estén tiernas.

 

Berenjenas:

Al contrario de otras verduras, son un poco más delicadas en cuanto al cocinado.

No se pueden comer crudas y hay que tener mucho ojo si las cocinas en la sartén, pues absorben muchísimo aceite.

La mejor forma de cocinar las berenjenas es al vapor si lo que buscas es cocinarlas a trozos. Si las prefieres enteras, la mejor manera es al horno (mi preferida).

 

¿Cómo?

Al horno:

Precalienta a 200º el horno.

Lava bien las berenjenas y córtalas por la mitad (a lo largo).

Haz unos cortes en la superficie con la punta del cuchillo.

Échales sal y ponlas en una bandeja de horno.

Hornea durante 35 minutos o hasta que veas que están tiernas (compruébalo pinchándolas).

 

Al vapor:

En una olla para vapor, añade agua y ponla a hervir.

En el cestillo, pon las berenjenas ya lavadas y cortadas a trozos.

Tápalas y cocina durante 6-8 minutos. Comprueba que están listas pinchándolas.

 

Conservación:

Una vez frías guárdalas en un táper bien hermético. Duran 3 días en la nevera. Si quieres, puedes congelarlas durante 2 o 3 meses.

 

Usos:

Rellenas: si preparas a parte una mezcla de tomate triturado natural junto a soja texturizada, pollo o ternera picada, puedes luego mezclar la carne de las berenjenas y rellenarlas. Dale un último toque gratinándolas con un poco de queso rallado.

Patés: puedes preparar un paté de berenjena o babaganoush con la berenjena asada.

Salteados: con la berenjena echa al vapor, añádela a la sartén junto a otras verduras para tener un rico salteado. Luego puedes añadir otros ingredientes como quinoa o legumbres.

 

Calabacín (zucchini, zapallito italiano):

En mi opinión, el calabacín es la verdura más versátil y agradecida de todas.

Puedes comerlo en crudo, asado, vapor, salteado, a la plancha…

Pero si lo que quieres es ahorrar tiempo al cocinarlo es saltearlos ligeramente.

 

 

¿Cómo?

Lava y corta los calabacines en trozos no muy pequeños y tampoco finos.

En una sartén antiadherente añade un poquito de aceite y echa el calabacín.

Échale un poquito de sal y saltéalo hasta que empiece a dorarse.

 

Conservación:

En un envase bien cerrado aguantan 4 días en la nevera, y si prefieres congelarlos, hasta 3 meses.

 

Usos:

Pastas y otros cereales: añade el calabacín a cualquier plato que estés preparando de pastas y arroces.

Legumbres: tanto si es un guiso como una ensalada de legumbres el calabacín será bienvenido.

Cremas y purés: como en las anteriores verduras. Hierve agua y añádelos hasta que se blandeen. Pásalos por la batidora y ya tienes una crema de calabacín que incluso se puede congelar.

 

Pimientos (morrón, pimentón, ají):

La mejor manera de cocinarlos sin tener que estar pendientes de ellos es asándolos.

 

¿Cómo?

Lava los pimientos trocéalos o déjalos entero, como prefieras.

En una bandeja de horno pon los pimientos y añade un chorro de aceite y sal.

Con el horno a 210ºC ásalos durante 40 minutos.

 

Conservación:

Si los has asado enteros, quítales la piel y mete el resto del pimiento en unos botes hasta arriba y bien cerrados, y pueden aguantar 4-5 días en la nevera.

Incluso puedes conservarlos en la despensa, hirviendo previamente durante 10 minutos los botes con los pimientos. Después te aguantan varios meses siempre y cuando estén cerrados herméticamente.

 

Usos:

En salsas y sofritos: con solo calentarlos y sofreírlos ligeramente con el resto de ingredientes en el caso de los sofritos.

Y en las salsas, lo añades tal cual y luego lo bates junto con otros ingredientes.

Bocadillos: puedes preparar un rico bocadillo o sándwich con unos trozos de pimiento cortados en tiras. Un bocadillo muy rico es con hummus, espinacas frescas, tomate y los pimientos.

Ensaladas: añade los pimientos junto al resto de ingredientes para un extra de sabor a tus ensaladas.

 

Y si juntas todas estas verduras y preparas un buddha bowl, y si no sabe lo que es te dejo unas recetas para que te inspires y lo pruebes 🙂

Junto a un poco de quinoa y un puñado de legumbres, verduras de hoja verde e incluso unos frutos secos picados, puedes disfrutar de este “plato combinado” con una explosión de colores, sabores y nutrientes 🙂 

 

Guarda estas recetas en Pinterest

diferentes formas de cocinar con verduras #verduras #recetas #perderpeso

Ensalada en tarro. Receta de ensalada griega.

Ensalada en tarro. Receta de ensalada griega.

Una nueva moda que se está interponiendo entre nosotros es la ensalada en tarro.

Digo moda, porque todo el mundo lo está haciendo ya, todo el mundo se está preparando ya la ensalada en tarro.

Y la verdad que es algo muy útil. Yo había probado formas y formas de mantener la lechuga en buen estado, la ensalada que estuviera perfecta pero no lo conseguía. Hasta que descubrí el porqué y se me abrió un nuevo mundo jjj.

Y es que hay un secreto que hace que esta maravillosa forma de guardar las ensaladas en tarro sea perfecta.

Tranquila, que es un secreto que te voy a desvelar en este post porque quiero que tú también puedas experimentar con esta nueva forma de comer ensaladas.

Si eres una mujer que trabajas fuera de casa y tienes que comer en la oficina, ya no tienes excusa para llevarte una ensalada al trabajo.

Porque es verdad que muchas veces no nos llevamos las ensaladas fuera por miedo a que el aliño se caiga y acabe por mancharnos toda la bolsa.

Además, que estas ensaladas aguantan 2 o 3 días máximo. No porque se pongan feas, sino porque un tarro no guarda tan herméticamente la comida como un tupper, por eso es mejor no tenerlo más de 2 o 3 días.

Es preferible preparar las ensaladas para 2 días, y luego volver a hacerlas, que tampoco se tarda tanto y así mantenemos la seguridad alimentaria.

Y ahora, vamos a meternos en faena…

El secreto de la ensalada en tarro.

Ya sabes que muchas veces cuando preparas una ensalada se quedan mustias las hojas verdes que añadas, ¿verdad?

Esto es por el aliño, y ahí va el truco: el aliño tiene que ponerse abajo del todo del tarro para que así las hojas verdes no estén húmedas y por tanto no se queden mustias.

Y no solo esto, no es coger los ingredientes y tal cual al tarro. No. Tienen que llevar un orden. Van desde los más duros y resistentes a los más blandos.

Así nos aseguramos que todos aguanten perfectamente.

Ahí va el orden:

1º Se pone el aliño en el tarro, ya sea el clásico aceite, vinagre y sal o uno más cremoso.

Ingrediente más consistente que absorba un poco el aliño: verduras crudas como pepino, cebolla, zanahoria, pimientos, tomate, calabacín… o también cocidos.

Hidratos: quinoa, cuscús, arroz, legumbres, maíz, fruta……

Proteínas, aquí va el queso, pavo, salmón,…

Hojas verdes: lechuga, canónigos, rúcula, espinacas…

6 º Por último los frutos secos, semillas…

 

Hay que compactar bien cada uno de los ingredientes pero con cuidado de que no se rompan.

Nunca mezclar el aliño con el resto de ingredientes antes de consumir la ensalada.

Cuando llegue el momento de comértela, agita el bote para que se mezcle todo y comer desde ahí, o llevarte un plato y volcar la ensalada en él.

 

Ahora que ya conoces el orden que tienen que llevar los ingredientes en la ensalada en tarro, eres capaz de hacer diferentes combinaciones.

Y si quieres diferentes aliños, puedes pasarte por este post y probarlos todos 🙂

Hoy te doy la primera opción, ensalada griega, mi preferida últimamente.

Espero que a ti también te guste.

 

RECETA ENSALADA GRIEGA EN TARRO

Ingredientes:

  • 1/2 pepino
  • 4-5 Tomates cherry rojos y amarillos
  • 1/4 Queso feta
  • Un puñado de espinacas
  • 1/4 Zumo de limón
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 Cucharada de aceite de oliva

 

Elaboración:

  • Prepara el aliño, mezcla el zumo de limón, el aceite, la sal y la pimienta.
  • Pela y trocea el pepino, corta los tomates y el queso.
  • Lava las hojas de espinacas.
  • Una vez que tienes los ingredientes preparados, es hora de disponerlos en capas en el tarro.
  • El orden: primero de todo el aliño, luego el pepino, los tomates, el queso y por último las espinacas.
  • Lista para disfrutar.

 

Guarda esta receta en pinterest

Ensalada griega en tarro #recetasaludable #ensaladagriega #perderpeso

Pin It on Pinterest